Ud. está aquí: Inicio » Litoral » TURISMO ACTIVO EN ENTRE RÍOS

TURISMO ACTIVO EN ENTRE RÍOS

Disfrutá del turismo de la Provincia de Entre Ríos en toda su extensión...

En su escenario natural abrazado por ríos, cruzado por arroyos, entretejido de vegetación y poblado por numerosas especies, la provincia de Entre Ríos despliega una propuesta desafiante y particularmente destinada a los apasionados por la caza deportiva.
Se distinguen en el territorio tres sectores diferenciados aunque igualmente propicios para el reto: la zona de islas, que comprende el sector entrerriano del Delta del Paraná y Uruguay, ríos, arroyos, bañados y lagunas interiores, y donde la pieza predilecta es el pato, encontrándose asimismo ejemplares de búfalo; la zona de montes, que abarca las formaciones boscosas de la provincia, especialmente la Selva de Montiel, albergando especies como el ciervo axis y el jabalí; y la zona de praderas, extendida en el resto de la provincia tentando a la captura de perdices, liebres, vizcachas y palomas.
Para ser aceptado en los cotos de la región, contar con el acompañamiento de guías experimentados y conseguir piezas y trofeos faunísticos, el cazador deberá ajustarse a las reglamentaciones y exhibir la licencia habilitante, que en Entre Ríos es otorgada por la Dirección General de Recursos Naturales, Forestación y Economías Alternativas.

Sumergiéndose en el ecoturismo, el excursionista se convierte rápidamente en actor y testigo de la conservación de un entorno natural. Son escenarios propicios para esta práctica en Entre Ríos: los parques nacionales, los parques provinciales, las reservas naturales y privadas, los monumentos naturales, las reservas de usos múltiples, otras áreas que no han sufrido alteraciones por parte del hombre.

Los diversos cuadros paisajísticos constitutivos de la gran muestra escenográfica de Entre Ríos, hacen del safari fotográfico una de las actividades alternativas más optadas por el turismo. Captar con la cámara fotográfica aquellas escenas indescriptibles en palabras, fijando en el tiempo las sensaciones de un momento extraordinario, suele ser la opción no eludida por ningún visitante.
Propicia para desarrollarse en cualquier rincón de la provincia, por tierra y por agua, y a gusto y preferencia del viajero, aparece como complemento más que perfecto del apasionante avistaje de flora y fauna.

Ambientes diferenciados por su flora y especies faunísticas autóctonas protagonizan el desarrollo de esta actividad turística basada en la contemplación e interpretación de diferentes hábitat naturales. En Entre Ríos, el avistaje encuentra espacio de expresión suprema en los parques nacionales El Palmar y Pre- Delta, así como en reservas naturales, senderos guiados, ambientes acuáticos y parajes inhóspitos.

Una combinación ideal para esta práctica es el safari fotográfico, capaz de plasmar en imágenes y preservar más allá del recuerdo efímero, las bellezas observadas y las sensaciones vividas.

Verdes en todos sus tonos y texturas se esparcen por el territorio entrerriano llegando hasta las orillas acuosas, trepando por las soberbias barrancas, alzándose entre bosques y cultivos, penetrando en los trazados urbanos, y haciendo de Entre Ríos una meca del descanso y la relajación. Entre Ríos es eso: verde, naturaleza y tranquilidad; es seguridad al caminar por sus calles pintorescas abandonando las preocupaciones; es campo y tradición acomodado al cordial trato pueblerino; es un respiro placentero hacia el cual escaparse un fin de semana o en el cual perderse en vacaciones.

Verdes en todos sus tonos y texturas se esparcen por el territorio entrerriano llegando hasta las orillas acuosas, trepando por las soberbias barrancas, alzándose entre bosques y cultivos, penetrando en los trazados urbanos, y haciendo de Entre Ríos una meca del descanso y la relajación.

Entre Ríos es eso: verde, naturaleza y tranquilidad; es seguridad al caminar por sus calles pintorescas abandonando las preocupaciones; es campo y tradición acomodado al cordial trato pueblerino; es un respiro placentero hacia el cual escaparse un fin de semana o en el cual perderse en vacaciones.

Así, en tanto ríos, arroyos y lagunas; desborde de aire puro y naturaleza, esbozan el mapa entrerriano dotándolo de privilegios, colmándolo de paisajes cautivantes que llaman al descanso renovador; la idiosincrasia de su gente captura las emociones, contagia su paso calmo y acoge en la calidez de sus alojamientos.

Deleitarse en todos los sentidos con la experiencia de una jornada campestre; dejarse invadir por el verde fresco y limpio de esta tierra; aprovechar de una caminata por senderos ahogados en silencio; encantarse con el trinar de los pájaros desde el banco de una plaza mientras los chicos crean un mundo seguro entre los juegos; olvidar por un momento el ajetreo citadino; pisar el pasto, respirar hondo y descargar las tensiones del tráfico, las bocinas y el teléfono; mirar al cielo despejado, sentir la brisa, y evadir aunque sea un instante el sofocante urbanismo gris…

… todo ello es gracia de Entre Ríos, de esta provincia donde la naturaleza y la tranquilidad son inherentes a cada uno de los rincones, al campo, las aldeas e incluso a las ciudades; donde la gama de verdes se expone en toda su plenitud y el murmullo del agua acaricia los oídos. De este espacio geográfico donde todo es más disfrutable; donde las pequeñas cosas pueden ser tan valiosas como los grandes acontecimientos; y donde el descanso y el contento del visitante componen lo primordial.

En Entre Ríos, la escena despliega un jardín de naturaleza montielera; hace oír su música silvestre y su apacible silencio; deja escapar sus exquisitos aromas; tienta con sus sabores típicos; invita a través de la característica amabilidad del lugareño; y convence con su promesa de tranquilidad y seguridad. Y así se posiciona como un destino turístico donde hallar el relax deseado, mientras aguardan otros tantos atractivos para sorprenderlo.

Existen en Entre Ríos numerosos centros orientados a la recuperación del cuerpo, la mente y el espíritu, ya sea desde el punto de vista médico, psicológico y/o religioso, y siempre con un común denominador: el contacto con la naturaleza.

Puede disfrutarse así de complejos termales desperdigados por todo el mapa provincial, salas de spa insertas en los mismos predios, estadías relajantes.

Resulta particularmente saludable la propuesta de renovación físico- espiritual del Centro Vida Sana, con tratamientos para el estrés, la ansiedad, las adicciones, y terapias familiares. Todo ello inserto en la cálida tranquilidad de un pueblo entrerriano como Villa Libertador San Martín, erigido entre parques y armonizado en la pureza del aire. 

Tierra de caudillos que dejaron huella en la Historia Nacional; cuna de poetas, ilustres, periodistas y políticos; recibidor de corrientes migratorias que aportaron a la cultura y la economía regional, Entre Ríos conserva un sublime patrimonio constituido por Monumentos Históricos Nacionales y otros significantes espacios de importancia para el país y para todo aquel que quiera recorrer su pasado.

La cultura y la historia se manifiestan en Entre Ríos a partir de numerosos aspectos: museos de las más diversas características; fiestas tradicionales; antiguas construcciones de distintos estilos arquitectónicos; áreas parquizadas; esculturas, murales y monumentos; territorios donde se desarrollaran batallas; y hasta ciudades en sí mismas por haber sido sede del Primer Gobierno Constitucional o sede de la Primera Escuela Normal.

El General Pancho Ramírez, caudillo que enarbolara la bandera de la causa federal; y el General Justo José de Urquiza, político que contribuyera notablemente a la Organización Nacional e Institucional; se recuerdan permanentemente en la protección de edificios que les pertenecieran e instituciones que fundaran, así, el Palacio San José -residencia de Urquiza-, es considerado uno de los testimonios históricos de mayor valor y se presenta ante el viajero como una atracción turística ineludible.

A continuación se detallan los sitios que han merecido a nivel nacional la declaración de Monumento Histórico, Lugar Histórico y Bien de Interés Histórico, como una guía introductoria hacia las mayores reminiscencias entrerrianas y argentinas.

El perfil histórico y cultural de Entre Ríos se plasma en imponentes monumentos y sitios, memorables espacios geográficos, magníficas construcciones de diferenciados estilos arquitectónicos, simples capillas y majestuosos templos, teatros y ferias artesanales.
Dan vida a esta propuesta los fascinantes Carnavales y la variedad de Fiestas Tradicionales, que a lo largo del año animan las pequeñas localidades entrerrianas con costumbres, eventos artísticos, exposiciones y exquisiteces gastronómicas.
Una opción imperdible la traza el Camino del Palacio, una microregión turística que eslabona las localidades del departamento Uruguay convirtiéndose en el más complejo itinerario entrerriano. También es recomendable el circuito de las Aldeas Alemanas y la consecuente apreciación del pasado inmigrante. 

Fuente: Turismo Entre Ríos

http://www.turismoentrerios.com/

Comentarios:

© 2012 Diario de Turismo.com

Scroll To Top