Ud. está aquí: Inicio » Norte » Áreas Naturales Protegidas en Salta

Áreas Naturales Protegidas en Salta

Salta como cuna de importantes Reservas y Parques Nacionales... 

Reserva de Flora y Fauna Acambuco


Fue creada para promover la restauración ecológica del ambiente de selva pedemontana. Cuenta con especies forestales como palo blanco, palo amarillo, cebil, nogal criollo y cedro. Su fauna está representada por la presencia de yaguareté, tapires, pecaríes, mono caí, coatí y ardilla de las yungas. Entre las aves se puede mencionar al guacamayo verde, águila solitaria y águila crestuda real.

Reserva de Flora y Fauna Los Palmares

Conserva una muestra representativa del chaco seco, con una comunidad escasa de palmeras nativas. La flora emblemática es la palma blanca y también se encuentra palo santo, quebracho colorado, guayacán, chañar y mistol. Se pueden observar tres especies de pecaríes, oso hormiguero, corzuela parda y vizcachas. También suris, charatas, loro hablador, chaja, jabirú, pava de monte, pato siriri, pato picazo, pato cutiri.

Parque Provincial Laguna de Pintascayo

Fue creado para conservar una muestra de Bosque Pedemontano y proteger la laguna de mayor superficie de las Yungas Argentinas. Ubicado en Orán, cuenta con 13.000 has. Allí viven especies como yaguareté, puma, ocelote, tapir, carpincho, agutí rojizo, corzuela colorada, mayuato, monos caí y yacaré overo. También aves como aguila pomay, loro alisero, surucuá aurora, yapú, burgo, jabirú, aninga y pato real. Entre la flora se destacan el palo amarillo, urundel, maroma y laurel blanco.

Parque Nacional Baritú

Una verdadera inmensidad con profundo olor a hojas y a tierra mojada. Un lugar casi inaccesible para el sol por la densa flora, y para el hombre por su magnitud desconocida. Así es el Parque Nacional Baritú, donde la selva tropical alcanza su máxima expresión y la naturaleza virgen se regocija en sus ejemplares únicos. Con 72.000 hectáreas, Baritú es el único parque tropical de la Argentina por la influencia del Trópico de Capricornio, y es considerado una de las reservas mejor protegidas del mundo, ya que está rodeado de una serie de accidentes geográficos que hacen muy difícil el acceso a este magnífico territorio verde. El parque está naturalmente cerrado por cuatro cadenas montañosas: al norte se ubica la Sierra del Porongal, al este la serranía de Las Pavas -de 2000 metros sobre el nivel del mar-, al sur el Cerro Negro y las sierras del Río Pescado, y al oeste las serranías de los Cinco Picachos, de 1900 metros sobre el nivel del mar.
LA FLORA EN EL BARITÚ: En el silencio profundo del Parque Nacional Baritú se puede escuchar hasta la caída de una hoja sobre la tierra húmeda.
En un ambiente que permanece impregnado de intensos aromas verdes es donde la vegetación, más densa y tropical, se desarrolla plenamente. Aquí crecieron sin riesgos árboles que alcanzaron gran talla como cebiles, nogales, cedros, quinas, afatas, palos amarillos y tipas blancas que alternan con arrayanes, guayabos, matos y helechos arborescentes, que resultan impresionantes a la vista. A pesar de la escasa luz solar que entra, abundan los bosques de lapachos que expresan todo el colorido en sus racimos de flores rosadas, blancas y amarillas. El suelo y los troncos de los árboles de la reserva están salpicados de orquídeas azules, fucsias, blancas y amarillas, y muchos otros tonos vivos. No faltan las lianas y enredaderas de tamaños increíbles y las pequeñas junglas de apretados cañaverales. Entre los árboles raros que tiene el parque, se destaca el ficus maroma, conocido como "el árbol asesino" porque sus largos tallos se envuelven en los troncos de otros árboles en tantas vueltas que terminan por ahogarlos y a veces, hasta los arrancan. El parque se ha convertido en un sagrario perenne de la flora y la fauna, para que las generaciones futuras puedan recrear su espíritu en la contemplación de la naturaleza virgen.

Reserva Nat. Quebrada de las Conchas

Protege los recursos y bellezas paisajísticas de la Quebrada de las Conchas y zonas aledañas. La vegetación del área protegida cuenta con especies como horco quebracho, guayacán, quebracho blanco, molle, cactáceas y dos especies de cardones.
Entre su fauna se encuentra guanaco, gato del monte, pecarí de collar y corzuela y las aves se destacan el cóndor y el loro barranquero.

Reserva Hídrica Finca Las Costas

Fue creada para conservar los bosques de yungas y la fuente de agua potable de la ciudad de Salta y San Lorenzo. Se puede encontrar laurel de la falda, nogal criollo, cedro salteño, alisos y pino de cerro y una variada fauna como puma, pecarí de collar y corzuela. También se destacan pava de monte, cóndor andino, picaflor cometa y pájaros carpinteros.

Reserva de Fauna Silvestre Los Andes

Tiene una superficie de 1.440.000 has. y se encuentra ubicada en el departamento de Los Andes.
Su objetivo es conservar los recursos faunísticos, florísticos, edáficos y estudiar y aplicar técnicas de desarrollo y aprovechamiento racional de esos recursos renovables. El área protege muestras representativas de dos ecoregiones en Argentina, Puna y Altoandina. Se destaca la presencia de especies como vicuña, gato andino, flamenco austral, parina chica y grande, gallareta cornuda y guayata.

Monumento Natural Angastaco

Fue creado para proteger la belleza escénica de la Quebrada de las Flechas.
Cuenta con una superficie aproximada de 1.200 has. y está ubicado en Angastaco sobre la Ruta 40. El área se encuentra dentro de la ecoregión de monte y prepuna con una flora representada por algarrobo blanco y negro, brea, jarilla, molle y cactáceas rastreras. Algunos de los mamíferos que la habitan son el murciélago orejudo grande, cuis chico y zorro gris chico.

Parque Nacional El Rey

En 44.162 hectáreas que abarca El Rey, en el departamento salteño de Anta.
En este Parque la vida de la flora y la fauna se realizan plenamente. Este extenso parque con una rica historia, contiene un sector de selvas de montañas, bosques de transición y la zona denominada chaco serrano seco. La altura del terreno, en esta reserva nacional, aumenta de este a oeste oscilando entre los 700 y los 2300 metros sobre el nivel del mar. Su magnífico patrimonio ecológico se abre tan generoso como la naturaleza misma, a los ojos de todos. Este Parque Nacional tiene senderos para ir a pie y caminos para recorrer en vehículo, que dejan ver espectaculares paisajes selváticos, serranos y de aguas cristalinas. Se necesita más de un día para conocer parte de esta reserva, fotografiar la magnitud de la naturaleza que presenta y gozar del avistaje de aves (birdwatching) y de otros animales únicos.

BREVE HISTORIA DE EL REY: Antes de convertirse en reserva nacional, este parque fue bautizado con el nombre "El Rey", en esos años todavía era una estancia…
El nombre hizo honor a la merced concedida por el Rey de España al primer propietario de estas tierras, Don Juan Adrián Fernández Cornejo, en mérito por acciones realizadas a favor de la corona. Todavía hoy se pueden apreciar los restos de cimientos de la casona o "sala" de los propietarios de la estancia, que estuvo ubicada frente a las oficinas de la Intendencia hacia el este, sitio donde hoy se encuentra emplazado el mástil de la Bandera Nacional. Un eucalipto y una casuarina, son los dos árboles que quedaron como únicos testigos de la vida estanciera de principios de siglo en El Rey.
 
LA FLORA EN EL REY: El Parque Nacional El Rey es, por su forma, un anfiteatro ecológico donde la naturaleza despliega su arte y colores sin igual.
Como límites, el parque posee barreras naturales como los cordones montañosos Maíz Gordo, Centinela, Santa Bárbara, Cresta del Gallo y del Piquete. Arroyos cristalinos bajan por las cuestas para surcar el valle, dando origen a un paraíso subtropical. En este vasto territorio se encuentran especies arbóreas diversas, de acuerdo al tipo de selva que se transite. Así, en la selva pedemontana o de transición se observan tipas, pacarás, palos blancos y palos amarillos, árboles que rondan los 30 metros de altura. Diferente es el bosque chaqueño serrano, donde árboles como los cebiles, algarrobos blancos y negros, no superan los 10 metros. La selva montana es el ambiente más húmedo y allí abundan los árboles de gran porte como la tipa, el nogal, el cedro y el horco molle, cubiertos por lianas y enredareras. El bosque montano es el ambiente de mayor altura dentro de las selvas de montaña. Es frío y se caracteriza por la presencia de pinos del cerro, matos y alisos, que son sus principales especies.

LA FAUNA EN EL REY: Exclusivamente para los amantes de los ambientes naturales, donde es posible observar todo tipo de animales, de diferentes tamaños y colores increíbles.
El Rey es un territorio verde poblado por especies que gozan de una vida plena. Su suelo acumula una gran cantidad de energía en forma de mantillo, que posibilita una alta captación de agua, flora y fauna en El Rey interaccionan para existir. Aves como la pava del monte y la charata se alimentan de los frutos de árboles y arbustos como el chalchal, la tusca, y el nogal, entre otros. De los mamíferos que habitan este enorme territorio protegido, se destaca la corzuela parda, único cérvido presente en este parque. Ella es la presa de los impresionantes pumas -felino que necesita para vivir amplios territorios, como la selva y los bosques chaqueños-, ocelotes y zorros, que también forman parte de la fauna de la región. Entre los mamíferos "ilustres" de la reserva está el tapir, un animal considerado en vías de extinción, que aquí encuentra seguro refugio, así como el mono caí y el pecarí labiado. Este paisaje animal se completa con una extensa variedad de peces, que pueden observarse como a través de un cristal, en las aguas transparentes del río Popayán.

Parque Nacional Los Cardones

Una ruta serpentea entre cardones y flores de amancay. Es el camino que anticipa la agreste sencillez del Parque Nacional Los Cardones, en los Valles Calchaquíes.
Un enorme bolsón de 65.620 hectáreas se extiende entre los departamentos de Cachi y San Carlos. Allí, cardones erguidos custodian los caminos del antiguo Imperio Incaico y del singular Valle Encantado, que guardan los vestigios de su rico pasado. La especie vegetal predominante en la zona, y que da nombre al parque, posee ejemplares adultos que llegan a medir 3 metros habiendo cumplido entre 250 y 300 años. Estuvieron en peligro de extinción por la explotación irracional que se hacía de su madera, ahora la Ley Nacional de Parques los protege, desde 1996, en esta magnífica área que abarca cuatro ambientes naturales diferentes. La flora y la fauna muestran características tan singulares y agrestes como el paisaje que las cobija. Además de recorrer la desértica belleza del Parque Nacional por una ruta en buenas condiciones, se pueden sacar fotografías, hacer travesías, caminatas y observación de flora y fauna. Los cardones en su árido silencio, impresionan con su porte firme sobre la tierra. Estarán siempre ahí, para deleitar la vista en un paisaje diferente. Aunque su tala está prohibida, es posible tener un recuerdo de su madera, porque los guardianes del parque recogen los ejemplares secos y se los dan a los artesanos de la zona, para que hagan verdaderas obras de arte.
 
LA FAUNA EN LOS CARDONES: Pasean por el vasto territorio los guanacos, zorros colorados, zorros grises, chinchillones, pumas, pericotes andinos y los quirquinchos chicos.
Dueños del ambiente desoladamente bello de Los Cardones, viven también en esta extensa región aves como la gaviota andina y el carpintero de los cardones, pero la primera mención se la lleva el cóndor, cuyo avistaje a simple vista proporciona placer y admiración. Los Cardones con su clima netamente árido, con precipitaciones que no superan los 200 milímetros al año y temperaturas medias de 11° en invierno y 18° en verano, ampara especies en vías de extinción como la vicuña y la taruca o huemul del norte.
 
LA FLORA EN LOS CARDONES: Se observa una diversa y austera flora en toda la extensión del Parque Los Cardones, distribuida en cuatro ambientes bien diferenciados.
El primer ambiente de la reserva es el de la Puna, cuya altura de entre 3500 y 4500 metros sobre el nivel del mar la distingue con una humedad casi nula y temperaturas que hacen temblar de frío por las noches. Las especies típicas son la tola, añagua, rica-rica, cortadera, muña-muña y gramíneas. En la prepuna las alturas descienden a los 2200, aquí reinan los churquis que forman pequeños bosques conocidos como "El Churcal". El tercero de los ambientes es el monte occidental, donde abundan los cardones, las jarillas -de gran importancia, ya que los cardones nacen y crecen bajo la protección de este arbusto hasta alcanzar un porte adecuado- y las flores amarillas del amancay, que sólo crecen en épocas de lluvia y se agrupan al pie de las laderas del cerro Tin Tin y en la Quebrada de Cajoncillo. En sectores más abiertos y desérticos se encuentran las típicas breas y retamos, que son arbustos que no superan el metro de altura, con tallos verdes y flores amarillas. El último de los ambientes es el pastizal alto andino de neblina, con un promedio anual de lluvias menor a los 200 milímetros, en esta zona predominan las gramíneas y leguminosas, y algunas especies de hongos.
 
EL CARDÓN: La especie vegetal protagonista del parque es el cardón, y su abundancia en esta región salteña le ha conferido el nombre a la reserva nacional.
Su corteza está cubierta de espinas que parecen agujas doradas y llegan a medir 30 centímetros, todavía existen artesanos que las usan para tejer lana de llama. El crecimiento promedio de un cardón es de 1 a 5 centímetros por año y recién cuando han cumplido medio siglo de vida, pueden generar sus características flores blancas que mueren a los pocos días dando paso a su fruto, la pasacana, del que se desprenden alrededor de 80 mil semillas. Increíblemente, sólo una semilla germinará al amparo de la jarilla. En el parque se pueden ver ejemplares de hasta 3 metros que son los testigos de los siglos en la zona, ya que se calcula tienen entre 250 y 300 años. Aunque su madera parece frágil, sirve para hacer tirantes de techos, muebles y artesanías. Por la explotación irracional, esta especie vegetal corrió peligro de extinción, pero a tiempo fue protegida y hoy está terminantemente prohibida su tala.

Fuente: Turismo Salta

http://turismo.salta.gov.ar/

Comentarios:

© 2012 Diario de Turismo.com

Scroll To Top