Ud. está aquí: Inicio » Patagonia » Neuquén: buceo para el turismo en los lagos del circuito de Villa Pehuenia

Neuquén: buceo para el turismo en los lagos del circuito de Villa Pehuenia

Cerca del límite con Chile, en la Cordillera de los Andes, a 1600 kilómetros de la ciudad de Rosario, se encuentra un pujante centro turístico en crecimiento que cuenta con varios puntos de buceo.

Las localidades de Aluminé y Villa Pehuenia se encuentran separadas una de otra por parte del llamado Circuito Pehuenia, denominado así por la abundancia de araucarias o pehuenes, en lengua mapuche. La zona cuenta con diez espejos de agua de diferentes tamaños, relieves y profundidades, todos con costas irregulares, penínsulas, bahías y playas de arena volcánica que invitan a sumergirse en sus aguas.

Por encontrarse enmarcados en la precordillera de la provincia de Neuquén, estos lagos están a 1200 metros sobre el nivel del mar, por lo que todas las inmersiones son de altitud. Poseen transparentes aguas y diferentes contornos de fondo que abarcan desde pequeñas playas que van ganando profundidad lentamente, hasta paredes acantiladas de más de sesenta metros de alto, donde se pueden apreciar truchas, mejillones de agua dulce y especies de árboles sumergidos como ñires, lengas y pehuenes.

Los prestadores de servicios de buceo se encuentran en Aluminé. La operadora Patagonia Norte Divers brinda equipo completo, cargas de aire y experiencias como bautismos, excursiones guiadas para buzos brevetados y todos los niveles de cursos Padi.

Según el nivel de experiencia de los buzos, se opta por diferentes puntos, teniendo oportunidad de realizar buceos embarcados sólo en los lagos Aluminé y Moquehue, ya que el resto de los espejos de agua pertenecen al Parque Nacional Lanín, donde se encuentra prohibida la navegación a motor.

En los lagos Ruca Choroy, Quillén, Ñorquinco, y Nonpehuén entre otros, sólo se puede acceder a las profundidades realizando inmersiones desde la costa, en lugares de fácil acceso. Es posible encontrar vasijas u otros utensilios utilizados por los indios, que hoy yacen en el fondo de las aguas.

El buceo en agua dulce en esta parte de la Patagonia deja asombrado al buzo, que se encuentra con un ambiente entretenido y agradable, con una visibilidad que supera los 15 metros, y temperaturas entre los 17º y 18º en el verano. El fondo siempre es de arena volcánica, que al ser pesada otorga buena visibilidad, aun con mal tiempo fuera del agua.

Las especialidades de buceo que pueden realizarse a lo largo del año en esta zona abarcan, buceo nocturno, profundo, buceo de investigación, con traje seco, buceo de altitud, inmersiones multinivel y fotografía y video subacuáticos.

Las actividades alternativas abarcan el raffting por el río Aluminé, excursiones en 4x4, cabalgatas y turismo de estancias. En invierno el cerro Batea Mahuida, ofrece una alternativa familiar para el ski.

Fuente: Diario La Capital

http://www.lacapital.com.ar/2006/02/19/turismo/noticia_270437.shtml

Comentarios:

© 2012 Diario de Turismo.com

Scroll To Top